viernes, 1 de febrero de 2008

VITAMINA B17 (AMIGDALINA O LAETRILE) y ONCOVAC (MVA E2): CURAS DEL CÁNCER





VITAMINA B17 (AMIGDALINA O LAETRILE) y ONCOVAC (MVA E2): CURAS DEL CÁNCER

El cáncer no me asusta. Mi padre murió por su culpa y a mi madre le entra un temor supersticioso tan grande con el tema, que ni siquiera es capaz de decir la palabra cáncer aunque esté hablando de los nacidos a finales de junio y principios de julio. Pero a mí no me asusta. Conozco algunas de sus curas y la mayor parte de sus causas, además como prefiero tomar medidas preventivas para evitarlo, sé que gozo de un margen de seguridad mayor que el de aquellos que lo ignoran todo de él.
Se piensa que cuando alguien contrae esta enfermedad sólo tiene tres opciones para sanar: la radioterapia, la cirugía o la quimioterapia. El sentido común que obsequia la experiencia nos dice que con esas curas la supervivencia queda muy restringida, por lo tanto creemos, gracias a los malos resultados de la medicina moderna, que un diagnóstico de cáncer es casi automáticamente una sentencia de muerte, como en el caso del sida; en ambas enfermedades este postulado es falso: la cura y prevención reales sí existen, pero pocos médicos y pacientes se han percatado del engaño en el que nos mantiene la industria que produce y explota a los enfermos. Por dar unos ejemplos de esa farsa en la que los medios y los doctores nos tienen metidos citaré algunos casos verdaderamente reveladores del grado de podredumbre moral de aquellos que tienen los hilos del poder en sus manos...

En la Universidad Nacional Autónoma de México el Ingeniero Rosales Ledesma logró inventar una vacuna que cura a los aquejados con un virus particularmente oncogénico, es decir, productor de cáncer. La bautizó con los nombres Oncovac y MVA E2.
En algún momento nada lejano aquellos que sí se informan estuvieron esperando su salida al mercado farmacéutico nacional o su incorporación al cuadro básico de medicamentos del sector salud pues ya había cumplido con todos los requisitos científicos para considerarla segura y efectiva. Con gran sorpresa de parte nuestra, los medios dejaron de hablar de esta maravilla de la ciencia mexicana dándole promoción en cambio a otra vacuna: Gardasil, hija a su vez no de una universidad estatal que recibe fondos públicos, sino de una trasnacional farmacéutica voraz y maquiavélica. Gardasil no sólo es incapaz de curar el cáncer “in situ”, las lesiones precancerosas y las infecciones de papiloma (lo cual sí consigue Oncovac), sino que además es altamente iatrogénica, es decir, capaz de producir daños en quien recibe la vacunación. ¿Cómo sucedió este desplazamiento desleal de un producto universitario que el erario pagó -altamente efectivo-, por otro que sólo previene algunas cepas del virus durante poco tiempo y conllevando reacciones secundarias que pueden ir desde las graves hasta las mortales pasando por las discapacitantes, y además excesivamente caro (más de trescientos dolares por persona)? Se lo debemos a los intereses comerciales de los laboratorios trasnacionales que la fabrican, capaces de comprar con bastante dinero a los responsables directos de las políticas de salud pública de cualquier país, lo cual de hecho ya consiguieron en España, por citar un caso cercano. Recordando solamente dos características de la iatrogenicidad de Gardasil quiero destacar que ya ha producido decesos entre sus inoculadas; esas bajas silenciosas permanecen a la sombra de la promoción multimillonaria que le han hecho en todos los medios. También alcanza su amenaza al futuro lejano de quienes decidieron participar en este peligroso experimento: el aluminio añadido al fármaco para preservarlo en la solución inyectable produce a la larga Alzheimer, una enfermedad deteriorante, progresiva, mortal y espantosa. ¿Se le advierte de estos riesgos al público cuando hablan de sus supuestas bondades los publicistas que pasan por ser reporteros científicos imparciales e informados?
Los mexicanos contribuimos con nuestros impuestos al presupuesto que usaron el ingeniero Ricardo Rosales Ledesma y la UNAM para llevar a cabo la investigación que culminó en este revolucionario invento: la vacuna mexicana Oncovac (mva e2); pagamos también el monto que la secretaría de salubridad y asistencia dedicó para que el protocolo científico que probaría su efectividad e inocuidad tuviera buen término. Y aquí seguimos, como si nada impresionante hubiera pasado para la salud de millones, con diputados en la mal llamada honorable cámara haciendo mil maromas verbales para promover Gardasil a costa del Estado, es decir de nosotros; quieren esos divinos señores y señoras de las curules que se deroguen miles de millones de pesos para vacunar masivamente a niñas inocentes en una campaña supuestamente preventiva mientras diariamente mueren en la República mujeres víctimas del cáncer cervicouterino que un fármaco mexicano gratuito es capaz de curar.
¿Saben dónde está el ingeniero en estos momentos?, en otro país curando extranjeros: en Venezuela vacunando venezolanas y venezolanos. ¿Es que en verdad nadie es profeta en su tierra? Cuando Cristo llegó al pueblo del que era oriundo no realizó sanaciones milagrosas porque nadie le creía y en cambio lo ponían a prueba a cada paso que daba, recordémoslo aquí de forma oportuna. ¿Saben qué le ocurrió al laboratorio de este hombre en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, orgullo de México y del mundo? Un día llegó el Ingeniero Rosales a su cubículo para llevarse la sorpresa de que las altas autoridades de la UNAM habían decidido desmontarlo, sacar todos sus instrumentos a la calle y clausurarlo. Por fortuna no lo mataron, como les sucedió a los personajes de la película “El jardinero fiel” que decidieron denunciar las atrocidades de los laboratorios farmacéuticos en África.

Mientras llega la verdad al puesto que merece, mientras conseguimos suficiente dinero los aquejados por el virus o el cáncer para irnos a curar al extranjero con un invento nacional, mientras llega esta noticia a los encargados de otorgar el Nobel de Medicina al ingeniero, te propongo conocer una cura del cáncer que todavía está a la mano, y que todos podemos comprar en el mercado sobre ruedas o en los mercados tradicionales de las colonias que se han salvado de los demoníacos gual marts: la vitamina B 17.

-Lamento informarle que tiene cáncer en el pulmón, el intestino grueso y el estómago.
-¡Dios mío!, ¿y qué hago doctor?
-Váyase de volada al tianguis a comprar manzanas, ciruelas, uvas, duraznos, albaricoques, almendras amargas, chabacanos, melocotones y cerezas, que se me va a poner a fabricar su medicina para curarse de volada. Yo le enseñaré cómo.

Increíble anécdota, pero tan cierta como que éste fue el caso del doctor Han Dong Kyu, aquejado de todos esos cánceres, y curado gracias a las propiedades anticancerosas de la vitamina B 17, presente en las semillas de todas esas frutas, sabrosas y benditas. ¿Cómo fue posible una sanación que cualquier doctor incrédulo y poco avezado en las propiedades terapéuticas de los alimentos calificaría de milagrosa, casual o excepcional?
La célula normal tiene dos enzimas cumpliendo puntualmente una dupla misteriosa de procesos bioquímicos: la primera, la β-glucosidasa, desarma la molécula de la vitamina B 17 en sus componentes, entre los que se encuentran el benzaldehido y el cianuro; la segunda, la rodanasa, es el antídoto celular al venenoso cianuro. Casualmente la enzima que neutraliza a tan potente químico sólo se encuentra en las células sanas. En las cancerosas no existe nada que pare la destructora acción del cianuro liberado en la reacción protagonizada por la β-glucosidasa y la B 17, así que les sobreviene sin remedio una destrucción masiva: el cianuro les roba el oxígeno matándolas de anoxia, se produce lisis celular absorbiéndose los residuos resultantes y eliminando de esta forma lo que quedó del cáncer ahogado. Simple como preparar un café soluble. Así son Dios y sus milagros. Nada de cañones metastásicos de rayos gamma, de afiladísimas navajas tajando al cuerpo y mutilándolo irremediablemente, o de químicos que matan por igual a las células sanas y a las enfermas. Dios tiene ojo clínico. Sabe discriminar entre la malignidad de una célula egoísta que ha perdido la apoptosis, y la bondad de otra que no pervirtió sus fines casándose con la eternidad falsa de la reproducción desenfrenada y desordenada del cáncer, símil perfecto del individuo moderno.
De esta forma, con fe absoluta en el huerto del edén, fue que el doctor Han Dong Kyu consiguió curarse él mismo y curar a su vez a los pacientes que llegaron a su consultorio desahuciados por los representantes de una ciencia médica inútil y soberbia, como esas células tumorales indignas de la vida.
Es verdaderamente una lástima que el ministerio médico de su país haya decidido perseguirlo penalmente por usar terapias no convencionales hasta conseguir retirarle la licencia médica y encarcelarlo por el delito gravísimo de curar a sus enfermos terminales. Han, que Dios te dé la gracia que libera al espíritu y alegra al corazón; bendito seas donde te encuentres; ¡gracias!, por el ejemplo, la enseñanza y tu Cruz inmerecida dignamente llevada.

Si quieres conseguir ésta vitamina para prevenir o curar, no oses ir a gual mart, porque al partir los huesitos de durazno en pos de la almendrita sabrosa que supuestamente te espera adentro, has de llevarte una desagradable sorpresa: no hay tal, te la hurtaron. En lugar de una píldora diseñada ex profeso por el médico de cuerpos y almas que nos rige, y empaquetada impecablemente en un envase ecológico, encontrarás un gel infecto y transparente, cortesía de los ingenieros genéticos que se prostituyen a la industria “alimentaria” yankee. Se llama “semilla terminator”. La fabricaron mezclando porciones de la cadena de ADN de algunos insectos con la de la semilla, y las pudieron meter en su cromosoma utilizando virus que también alteraron genéticamente para infectarla con la nueva orden de producir frutos estériles que no sólo fueran incapaces de dar pie a que de sus semillas nacieran otros ejemplares de durazno, sino que de paso también carecieran de esa vitamina que puede significarnos la diferencia entre seguir sanos o enfermarnos irremediablemente. Y sí, hombre, ¡no nos quieren!
¿Quieres colaborar con una industria que produce enfermos, que los mantiene así, que vive a sus expensas y que termina por matarlos?, sigue comprándole a los mercaderes del mal: asegúrales un presupuesto para seguir con su proyecto tanático. Pero por favor no olvides, antes de proseguir con esta decisión, ver detenidamente las caras y cuerpos macilentos y tristes de los enfermos que nos han hecho creer que no tienen cura; si después de verles la muerte en la mirada decides comprar un durazno transgénico, págalo en efectivo con tu cáncer: la comida transgénica te lo producirá.

Jn 4,44: “...quia propheta in sua patria honorem non habet.”

Visita este hipervínculo para saber de Han Dong Kyu: http://www.eraseunavez.org/detalle_obra.php?id=12

Los nuevos jinetes del Apocalipsis
Dr Han Dong Kyu
Sinopsis
«Estamos viviendo épocas de competencia. Hemos de adelantar a otros países en el campo de la medicina alternativa explotando nuestra medicina poderosa.» Con esta idea el Dr. Han Dong Kyu nos muestra en este libro los excelentes resultados de sus investigaciones en el campo de la medicina natural. En sus páginas el lector encontrará testimonios y pruebas gráficas sorprendentes de un tratamiento que ha llevado a su máximo impulsor a afirmar: “HE CONQUISTADO EL CÁNCER, EL SIDA Y LA DROGADICCIÓN”
Biografía
1936 Nace en Corea del Sur.
1954 Finaliza los estudios de medicina oriental.
1976 Es contratado como médico particular del presidente de Panamá, señor Lakas.
1978 Trabaja en el Instituto del Cáncer de Asunción (Paraguay).
1979 Se translada a Madrid para trabajar en el Instituto de Acupuntura y Medicina Tradicional China.
1981 Publica el libro Tratamiento de acupuntura.
1982 Publica el libro Tratamiento del cáncer con medicina matural.
1984 El libro Tratamiento del cáncer con medicina natural es traducido al español.
1989 Publica en Corea un libro sobre el comunismo, La carta al presidente de Corea del Norte y de Corea del Sur.
1990 Publica en España un libro sobre 4 tipos de acupuntura. Acupuntura del cuerpo, mano oreja y 5 elementos.
1991 Publica en Corea un libro sobre religión, El Dios Jehová que he visto en situación de verdad.
1997 Se publica en España Tratamiento revolucionario contra el cáncer con medicina natural.
1999 Se publica en Corea ¡Señor presidente! He conquistado el cáncer.
2001 Se publica en España el primer libro de Las vidas, enseñanzas y excelentes obras del señor Buda y sus alumnos.
2003 Se publica en España el segundo libro de Las vidas, enseñanzas y excelentes obras del señor Buda y sus alumnos. Actualmente es el presidente de la Asociación Española de Medicina Natural contra el Cáncer, SIDA y Drogadicción.

9 comentarios:

Rosa dijo...

Deberiamos empezar a recoger firmas para presionar a los gobiernos a la hora de que permitan comercializar oncovaccc. Yo ya no sé donde esta el problema aquí, si en los que tienen la patente de oncovacc y han sido sobornados por los laboratorios merck y GLAXOSMITHKLINE para que no salga la curativa o los sobornados han sido politicos....Si es que ya no entiendo nada y es desesperante este tema para muchas de nosotras. Las vacunas preventivas salen sin ensayos suficientes y a toda leche, y oncovacc que sí ha demostrado su eficacia, no puede comercializarse. Por favor, que algun gobierno olo permita ya!!!!, que nos estamos muriendo por esto!. Que clase de gente antepone los intereses economicos a la salud de las mujeres....No son compañias farmaceuticas, son monstruos farmaceuticos

Alvar dijo...

Existe mafias e intereses políticos en los laboratorios que producen vacunas. Por citar un ejemplo parece haber mucha controversia para la vacuna de la Gripe AH1N1 que a mi parecer es un excelente negocio para los grandes laboratorios ya que millones de personas necesitan vacunarse.De igual forma es con el CANCER, cientos de Laboratorios crean los "venenos celulares" para combatir a esta enfermedad,
todos lo enfermos comprarían estos medicamentos costosos para sus quimioterapias y así estos Laboratorios siguen enriqueciéndose. Pero si algun día apoyaran a la Vitamina B17 que es tan eficaz y que si la utilizan aunque muy pocos Centros Médicos de terapias alternativas en algunos lugares del mundo, terminarían con estas mafias, por esa razón ocultan o estan en contra de este TRATAMIENTO NATURAL.

awalua dijo...

Estaría interesada en saber si alguien puede hablar del tratamiento del Dr. Han Dong Kyu, a base de Vitamina B17 y B18. He estado buscando más información, pero en verdad no he encontrado muchos testimonios aparte de los que aparecen en su página.
Muchas gracias,

Tierra dijo...

Todo parece ciencia ficción con un final feliz. Se necesitan testimonios!

Tierra dijo...

Todo parece ciencia ficción con un final feliz. Se necesitan testimonios!

Tierra dijo...

Todo parece ciencia ficción con un final feliz. Se necesitan testimonios!

juan jiménez dijo...

En primer lugar hablaré de un doctor coreano al que he tenido la suerte de conocer personalmente y al que admiro , su nombre es Han Dong Kyu y su esposa Lidia Kong. Ha escrito varios libros sobre el tratamiento del cáncer con medicina natural y Acupuntura, lleva muchos años atendiendo a pacientes con bastante éxito, a lo largo de estos ha ido evolucionando. Actualmente emplea el calor como arma contra el cáncer, Amigdalin o Laetrile, la Acupuntura 5 elementos para aumentar las defensas, así como   tratamientos específicos para los diferentes tipos de tumores. He podido constatar que algunos de sus clientes son médicos, farmaceúticos y sus familiares. Es conocido a nivel mundial (fue médico particular del presidente Lakas de Panamá durante dos años), en Discovery salud hay un interesante artículo sobre él y su exitoso tratamiento con Laetrile. Además ha escrito varios libros sobre Acupuntura, medicina contra el cáncer, Budismo...
http://www.vencealcancer.org/cancer/cancer.html

juan jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan jiménez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.